martes, 5 de agosto de 2008

Un grande ha muerto

El 3 de agosto falleció el escritor ruso Aleksandr Solzhenitsyn, dejándonos un importante legado como es su obra y su vida.

Este autor no es muy conocido en nuestro país, es más, sus libros ya no se editan aquí porque no es un escritor “políticamente correcto”, sus obras critican tanto el sistema comunista soviético que el mismo vivió en sus propias carnes como el capitalismo, la mayoría de sus obras no se encuentran en establecimientos como “El Corte Inglés”,”Fnac”, “Espasa Calpe”, encontrar algunos de los libros de ese hombre como es el caso del título “Un día en la vida de Ivan Denisovich” puede ser toda una odisea.



Este gran escritor que nos ha dejado los siguientes libros:
• Un día en la vida de Iván Denisovich (1950)
• Nunca cometemos errores (1963)
• Por el bien de la causa (1964)
• El pabellón del cáncer (1967-68)ISBN 8472236781
• El primer círculo (1968)
• Agosto 1914 (1971)
• Archipiélago Gulag (1973)
• Lenin en Zurich: capítulos (1975)
• Archipiélago Gulag 2 (1975)
• Archipiélago Gulag 3 (1978)
• El roble y el ternero
• El peligro mortal
• Cómo reorganizar Rusia (1990)
• El problema ruso: al final del siglo XX (1992)
• Rusia bajo los escombros (1992)
• La rueda roja, tetralogía compuesta por Agosto 1914, Octubre 1916, Marzo 1917 y Abril 1917
• El error de Occidente (Colección de ensayos)


Aleksandr Solzhenitsyn era hijo de un terrateniente cosaco y una maestra de escuela, tras graduarse en la universidad en 1941 fue enviado al frente, su valor en combate e inteligencia le sirvieron para ascender a capitán de artillería en un año. En 1945 fue condenado a ocho años de trabajos forzados en un gulag y a ostracismo perpetuo, por su oposición al régimen estalinista.
Al salir del gulag se le consideró un ciudadano rehabilitado y se le permitió dar clases en una escuela primaria en el centro de rusia.
Aleksandr Solzhenitsyn sufría una persecución constante por parte del KGB y tenía que esconder, ocultar e incluso difundir clandestinamente sus obras para evitar ser detenido por el servicio secreto soviético.
Su novela “El archipiélago gulag” fue interceptada por el KGB y trajo consigo el suicidio de la secretaria de Aleksandr después de haber sido torturada.
Pasó la década de los 70 y los 80 en Europa y EEUU, para regresar finalmente a Rusia en 1990 tras la caida del bloque soviético.
Falleció el día 3 de agosto a causa de una insuficiencia cardiaca, su capilla ardiente fue visitada por miles de moscovitas e incluso por politicos rusos como Vladimir Putin, sus restos descansan en el camposanto del monasterio Donskói de Moscú, junto a la tumba de Vasili Kliuchevski tal y como él mismo pidió.

Desde aquí recomiendo a este autor a todo el mundo, sus obras en mi opinión son profundas, amenas y muy personales dado que algunas están basadas de un modo más o menos directo en sus propias experiencias, movido por el amor que sentía hacia Rusia, y la impotencia ante a falta de libertad de sus habitantes.

1 comentario:

Saturnal dijo...

tú mismo lo has dicho
Ha muerto uno de los últimos grandes que quedaban.